Nadie quiere la noche: de la Úpica a Isabel Coixet